Invierno analógico en el Madrid castizo

Recuerdos de un invierno muy especial

Madrid es una ciudad que como bien dicen acoge a todo el mundo con los brazos abiertos. Por el momento quiero quedarme aquí. Me gusta caminar por sus calles heladas en invierno. Sin olvidar ese frío seco que se adentra hasta el corazón y te congela las ideas.

Recordé cuando era pequeña y mis padres me llevaban a ver las luces de Navidad y a Cortilandia. Siempre. Un año tras otro. Y me invadió una sensación de felicidad a la vez que de nostalgia. Compre un carrete en blanco y negro y salí a la calle. Con mi Yashica en mano, gorro un color cantoso y bufanda infinita de esas que dan dos vueltas. 

Narcos, lotería y napolitanas

Hay cosas que no pueden dejar de hacerse cuando llega la Navidad o el invierno a Madrid. 

Tomarse un vino caliente en un bar cerca de la puerta del sol a media mañana, hacer algunas compras y comer en una casa de comidas típica, como bien podría ser La Sanabresa. Las personas armadas de paciencia y con la ilusión al al alza en estas fechas por hacerse rico, tendrán que hacer cola para adquirir su décimo en Doña Manolita. 

invierno madrid fotografía analógica

Más tarde pasear por los puestos de la Plaza Mayor y comprar alguna chorradita, para el portal de Belén los creyentes o unas bombas fétidas los que quieran volver a ser traviesos. Observar el tio vivo girar mientras paseas con una amiga de esas que sabes siempre estarán y nunca te fallarán… 

invierno madrid fotografía analógica

invierno madrid fotografía analógica

Siguiente parada La Mallorquina un café caliente y sus adoradas napolitanas. Una fotografía o Selfie en el Oso y el Madroño, para gustos los colores. Y llegamos al plato fuerte de estas navidades… observar al Sr.Pablo Escobar invadiendo la Puerta del Sol en un anuncio que todos comentamos ¡Oh, blanca Navidad! Para terminar comiéndonos el bocata más castizo, el de calamares, en La Campana. 

invierno madrid fotografía analógica

invierno madrid fotografía analógica

invierno madrid fotografía analógica

invierno madrid fotografía analógica

Los bailes de Navidad

Hacia tiempo que no iba a un baile Navidad y la verdad es que me lo pasé pipa. Mi sobrina estaba espléndida vestida de rockera. Sin poder quitar esa vergüenza que de pequeño nos hace escondernos la cara, sonreír con nervios y dudar de todos los pasos que antes habíamos hecho bien. Pero daba igual. Su sonrisa no dejó de brillar ni por un momento en esa mañana de invierno soleado.

invierno madrid fotografía analógica

invierno madrid fotografía analógica

invierno madrid fotografía analógica

“Recordaremos y reviviremos lo que amamos. Siempre y cuando no olvidemos al niño que llevamos dentro”

 

¡Comparte si te gusta! 😉Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

¿Algo que comentar? :)