Tatau Bistro: devoción por la gastronomía y la tinta

Tatau Bistro: a la tercera va la vencida

Un sitio en la barra de Tatau Bistro no es algo fácil de conseguir (sin reserva claro). Esta vez era el cuarto intento que hacíamos para conseguir probar tapas ricas en el Tatau Bistro. Está situado en Huesca y nos pilla de paso cuando vamos a surfear a Formigal. Una vez cerrado porque era lunes y otra, por reforma, ya que se han trasladado a un nuevo espacio donde se observa la estética tattoo-ink nada más llegar. Suerte la nuestra que todas las noches dejan la barra libre, con espacio entre comensales, para los primeros que llegan sin reserva. Allí estábamos puntuales, se abrió una gran puerta de hierro y entramos para disfrutar como enanos. El espacio dispone de mesas altas, cuadros con pin ups que recuerdan a los de un estudio de tatuaje, tablas de skate colgando de una pared, barra con cocina vista (cocineros tatuados a golpe de fogón) y un reservado en la parte superior. Se respiraba tranquilidad en Tatau Bistro y metodología en la cocina, eso es algo que me gusta y que lo diferencia del StreetXO en Madrid, por ejemplo.

tatau bistro gastronomia huesca foodie tatau bistro gastronomia huesca foodie tatau bistro gastronomia huesca foodie tatau bistro gastronomia huesca foodie

 

Carta con tapas canallas y fusiones insuperables, la del Tatau Bistro

La carta del Tatau Bistro no es muy extensa, pero está más que correcta. Tapas con productos de la tierra, la baja temperatura siempre presente, trampantojos curiosos y combinaciones de ingredientes perfectas. Algunas de ellas son para pedirlas de forma individual, como es el caso de la croqueta de jamón y la vieira XL con papada ibérica y celerí. Aun así, si las quieres pedir para compartir y algunos platitos más, las cantidades son apropiadas. Los platos que más me llamaron la atención de la carta fueron los siguientes: tarta de trucha; bravas (parece ser que son un must y están cocinadas en tres formatos); tortilla con tuétano y caviar; salmonete de costa con guisote de morro y huevo frito; lomo de rubia gallega Dry Aged y la sepieta de costa con lengua a la brasa. Además, todos sus panes están (de muerte) elaborados por ellos mismos con masa madre. OMG!

tatau bistro gastronomia huesca foodie
El steak tartar es plato preferido y allá donde vamos hay que probarlo. Pues bien, el de Tatau Bistro estaba de 10. La carne muy picada, bien de cantidad y macerado en su justa medida para poder sacar todos los sabores (incluido el de la carne). TOP TOP
tatau bistro gastronomia huesca foodie
Vieira XL con pure de celerí (una especie de apio buenísimo), papada ibérica y unos palitos de manzana… ¡EXPLOSIÓN DE SABORES!
tatau bistro gastronomia huesca foodie
Ravioli de secreto ibérico: un bocado glorioso.
tatau bistro gastronomia huesca foodie
Sepieta de costa con lengua a la brasa. Quizás de todos los que probamos el que menos nos impresionó. Pero estaba riquísimo!!!
tatau bistro gastronomia huesca foodie
Cochinillo: la carne se deshacía en boca, una piel crujiente y un trampantojo de canela. Perfect combination. Winning combination.

 

Hueco para los postres del Tatau Bistro ¡Por favor!

Los postres es algo que me apasiona y para los que mi estómago siempre tiene un hueco, por supuesto. Yo quería probar todos los que aparecían en la carta del Tatau Bistro. El chupito “Piruleta Fiesta” con ese guiño a la niñez y que tantas veces hemos devorado; el “Hot Donut” es un donut a la plancha con helado de caramelo; el “Tatín de manzana” un clásico que hay que pedir con la comida para que vayan preparándolo y su “Torrija”, con crema de la pasión, crumble y helado de vainilla casero. ME MUERO y salivo hasta el infinito al recordarla.

tatau bistro gastronomia huesca foodie
Todo lo que pueda decir de esta torrija es que me quedaría corta. El pan (lo hacen ellos) tierno y jugoso. Tostada por arriba a lo crema catalana. La crema de fruta de la pasión perfecta y el helado de vainilla, el toque final. Cuando mezclas todo y te lo llevas a la boca es PURO PLACER. ¡favafavfav!
tatau bistro gastronomia huesca foodie
Como buena amante de los donuts que soy. No podía irme del Tatau Bistro sin pedir este postre. Rico, gordis, contundente. Probaré a hacerlo en casa… jaja

En Tatau Bistro se nota su devoción por la gastronomía y por la tinta. Camareros y cocineros van tatuados (cosa que me encanta), te atienden con una sonrisa, y además, sirven tapas exquisitas como es su vieira con papada ibérica, el cochinillo crujiente y meloso o su torrija (orgasmical).

¡Averigua donde están! 

 ¡Sígueles en la redes!

¡Comparte si te gusta! 😉Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

¿Algo que comentar? :)