Adentrarse en la jungla comestible y sensorial de Amazónico

Amazónico tiene un rollo tropical especial, mucho terciopelo y lámparas que recuerdan a “Memorias de África”

En Amazónico del techo cuelgan numerosas plantas a diferentes alturas. Verde que te quiero verde. También me llama la atención el protagonismo de los espejos en el restaurante, sobre todo, el de la entrada con un efecto ojo de pez que consigue atraparte. Lámparas con una luz cálida, algunas de ellas con flecos (que recuerdan a “Memorias de Africa”) colocadas estratégicamente en las mesas y a lo largo del espacio crean una atmósfera acogedora. Taburetes de color verde selva y terciopelo. Lo más. La mesa, perfecta. Los vasos de cristal robusto en color verde, la cubertería en tonos dorados y los platos con un diseño estampado tropical (ese que taaaanto me gusta) exquisito. Todos esos en conjunto consigue hacerte sentir que te estas adentrando en la jungla (madrileña).


Despliegue Amazónico, la atención prestada y su carta guerrera

Porque todo lo anterior está muy bien. Pero claro yo soy de las que piensa que por muy “guay” o “de moda” que este un restaurante. Lo que importa es la comida. Esperaba que Amazónico me sorprendiera para bien, ya que tiene una larga lista de espera y las criticas que leí eran muy positivas.

Una chica muy amable nos acompaña hasta nuestra mesa y ya se puede apreciar una estupenda brasa con espetos que parecen estar diciendo “cómeme”. La cocina de Amazónico, vista y acertada, donde se puede observar al equipo cocinando y emplatando a buen ritmo, unas brochetas con diferentes tipos de carne con un color suculento y unas piñas asadas al estilo kebab. La barra de sushi tiene pintonazo, es bonita y se aprecia buena calidad de pescado. Habrá que probarlo.

amazónico restaurante madrid
¡Al rico espetooooo!

La carta amazónica, de tela y con grabados tropicales que esconden gran variedad de platos. Con precios que van desde los 15€ hasta los 32€. Es decir que si te pasas pidiendo o eligiendo vinos caros que no te de un paro cardíaco cuando llegue la cuenta. Dividida en verduras frescas, petisos amazónicos, piqueos y salteados, carnes y pescados. Sin olvidar esa barra repleta de pescado crudo que vimos al entrar, el metre pide que se acerque el sushiman a contártelo a la mesa y te recomienda él mismo los “TOP sellers”. Una carta de vinos variada y extensa.

A continuación os enseño los platos de los que pudimos disfrutar durante la cena. Todos correctos, ricos, con fundamento y si tengo que destacar uno que sea el ceviche de carabineros. Estaba exquisito.

amazónico restaurante madrid
¡Tartar de atún con frutas y cilantro a saco!
amazónico restaurante madrid
¡Ceviche de carabineros y el jugo de su cabeza asada! Mamma MIAAAAA
amazónico restaurante madrid
Rodaballo a la brasa
amazónico restaurante madrid
Lomo bajo de KOBE

¡Los postres son para salivar sin parar!

amazónico restaurante madrid
Tarta de manzana, plátano asado, crujiente de galleta y helado de yogur… ¡Ya estamos TODOS!
amazónico restaurante madrid
Helados variados caseros hechos en su propio obrador ¡Con el de aguacate lloras de emoción!

La sobremesa en el “Jazz Club” secreto de Amazónico

Después de una copiosa cena son necesarios o mejor dicho, obligatorios, un par de gin´s para no irse a la cama con pesadez y sí con el puntillo. En la planta baja se encuentra un club de jazz que recuerda a los años 50 donde se pueden tomar algunos cócteles espirituosos o una copita clandestina. La acústica perfecta. La banda capitaneada con una rubia estupenda que si no la vieras… podrías pensar en Billie Holiday . La música recorre las paredes y se adentra en los corazones de los allí presentes. El mejor broche final para una velada de celebración, ilusión y muchas ganas ante el futuro cercano.

¡El show en directo aquí!

Fotos del espacio e iluminación cedidas by Light & Studio

¡Averigua donde están! 

¡Sígueles en la redes!

¡Comparte si te gusta! 😉Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

¿Algo que comentar? :)